Aviso legal y condiciones generales - Política de privacidad - Política de cookies

Recientemente ha trascendido a la opinión pública el pronunciamiento de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, sobre la posibilidad o no de supresión unilateral por parte del empresario de la entrega de la cesta de Navidad a sus empleados, coincidiendo el mismo con la proximidad de las fiestas navideñas.

En este sentido, el Tribunal Supremo considera que los actos propios de la empresa no pueden ser considerados como un mero acto de liberalidad, sino que nos encontramos ante un supuesto de “condición más beneficiosa”, que implica la adquisición por parte de los trabajadores del derecho al percibo de dicha cesta, no siendo posible su supresión por parte de la empresa sin alegar justa causa y sin seguir el procedimiento legalmente establecido para tal fin.

A este respecto se destaca que, a la hora de determinar si nos encontramos ante un supuesto de “condición más beneficiosa”, lo relevante no es si existe pacto expreso, sino que su existencia se demuestra por la permanencia continuada en el disfrute del tiempo de esa condición por parte de los trabajadores que la tengan reconocida.

Y atendiendo a las circunstancias concurrentes, en el supuesto enjuiciado, el hecho de la empresa viniese entregando la cesta de Navidad desde el ejercicio 2007, a sus más de 3.200 empleados cada año y que el coste de la cesta oscilara entre los 42.000 € y los 89.000 €, supone conjuntamente que nos encontremos ante un caso de “condición más beneficiosa”, en atención al esfuerzo logístico y organizativo que su entrega supone.

Determinada así la naturaleza jurídica del regalo navideño, su supresión por parte de la empresa sólo cabe llevarla a cabo a través del procedimiento de modificaciones sustanciales previsto en el Estatuto de los Trabajadores y para cuya validez deben de cumplirse una serie de requisitos formales.

No obstante, si bien este pronunciamiento judicial sienta un precedente respecto de la concreción de la naturaleza jurídica de la cesta de Navidad, lo cierto es que deberá atenderse a las circunstancias concurrentes de cada caso para valorar si nos encontramos ante un regalo puntual del empresario o si, por el contrario, nos encontramos ante un acto de voluntad por parte de la empresa de reconocer el derecho más allá de una puntual y aislada liberalidad.

Dadas las circunstancias, lo más recomendable para dar este paso pasaría por poner en conocimiento la cuestión a un profesional que analizara el caso concreto para evitar sorpresas posteriores a la toma de tal decisión.