Aviso legal y condiciones generales - Política de privacidad - Política de cookies

Tras la entrada en vigor el pasado 20 de marzo de 2018 del Convenio bilateral de Seguridad Social entre España y China, se elimina la imposición de la doble cotización que hasta la fecha debían soportar tanto aquellas empresas españolas con presencia en el gigante asiático, como sus respectivos trabajadores desplazados por éstas.

Así es como, con anterioridad a la aprobación del referido Convenio bilateral aquellas empresas españolas que habían aperturado o pretendían aperturar centros de trabajo en China y que contaban con trabajadores españoles desplazados para la ejecución de la actividad propia de la empresa, se veían obligas a abonar las cuotas correspondientes ante la administración china, por lo que si querían mantener los derechos adquiridos por las cotizaciones a la Seguridad Social española practicadas con anterioridad al desplazamiento debían de cotizar en ambos países de forma simultánea.

De tal manera que, con la aprobación de dicho convenio bilateral las empresas españolas con trabajadores desplazados en China, están exentas de cotizar al seguro básico de vejez para trabajadores por cuenta ajena y al seguro por desempleo de China, manteniéndose la obligación de:

  1. Cotización respecto de las prestaciones de jubilación, incapacidad permanente, muerte, supervivencia y desempleo ante la administración española.
  2. Abono de las cuotas por asistencia sanitaria, incapacidad temporal, accidentes de trabajo y enfermedad profesional ante la administración china.

Dichas exenciones de cotización y de abono de cuotas, tanto al sistema de Seguridad Social español, como a la administración china, se mantendrán durante un plazo de 6 años. Si bien transcurrido el mismo y en caso de que el desplazamiento de los trabajadores deba prolongarse, el texto del Convenio bilateral prevé la posibilidad de prorrogar sus efectos por acuerdo de ambas Administraciones.

Asimismo, y respecto de los trabajadores chinos desplazados a España, se mantiene la obligación de cotización en el Régimen General de Seguridad Social español, salvo las cotizaciones correspondientes a accidente laboral o enfermedad profesional y prestaciones por desempleo que se realizarán ante la administración china.

Con todo, la aprobación del referido convenio bilateral conlleva el nacimiento de nuevas expectativas en torno a la implantación de las empresas españolas en el mercado asiático, lo que a su vez debe contribuir a la creación de empleo en España para trabajadores con un perfil cualificado que estén dispuestos a desplazarse temporalmente a China.